Apoya a los Hermanos Estudiantes Dominicos dando a Domingo del Rosario!

¡Aleluya! ¡Aleluya!

¡Cristo ha resucitado! Él ha resucitado. ¡Aleluya! ¡Aleluya!

Estamos en medio de la Octava de Pascua. Al igual que la Navidad, el Domingo de Resurrección no dura un día sino ocho días. Durante ocho días celebramos la Resurrección del Señor con la mayor solemnidad y abundante alegría. Cantamos "¡Aleluya!" con voz plena y con cánticos impresionantes. Después de cuarenta días de reprimir el canto de esta palabra de alabanza en particular, "aleluya" (y tratar de no ser el que se olvide de omitirla cuando rezamos juntos la Liturgia de las Horas), escuchar esta palabra resonar en la capilla ha mucha más resonancia en el alma. Después de cuarenta días del tiempo sombrío y penitencial de la Cuaresma, la celebración de la Pascua es aún más alegre. Y las festividades no terminan después de ocho días: la temporada de Pascua dura hasta Pentecostés, por un total de cincuenta días.

Recuerdo que una católica de toda la vida me contó su sorpresa cuando supo por primera vez que la temporada de Pascua es en realidad más larga que la Cuaresma, que las austeridades de la Cuaresma están destinadas a llevar a una celebración aún más larga de la Resurrección. "¡Eso hace toda la diferencia!" ella me dijo. De hecho, tener en mente hacia dónde nos dirigimos marca la diferencia en lo que hacemos en el presente, dándole un propósito y significado.

En el presente, celebramos con alegría la Resurrección del Señor, para alabar a Dios y para reforzar en nuestras mentes y corazones los misterios centrales de nuestra Fe y nuestra esperanza. Al someterse a la muerte de Cristo y luego resucitar en victoria sobre la muerte, Él nos ha redimido, dándonos el camino para salir de la esclavitud del pecado e invitándonos a la gloria de Dios a través de Su humanidad. Celebramos la resurrección de Cristo, sabiendo que este misterio también encierra la promesa de nuestra propia resurrección al fin del mundo. Como dice San Pablo, “Pero ahora Cristo ha resucitado de entre los muertos, primicia de los que duermen: Porque por un hombre vino la muerte, y por un hombre la resurrección de los muertos. Y así como en Adán todos mueren, también en Cristo todos serán vivificados ". (1 Corintios 15: 20-22)

Continuemos entonces nuestra celebración, alabando a Dios por sus maravillas, tanto en los acontecimientos de la vida de Cristo como en la nuestra, siempre deseosos de estar cada vez más unidos a Cristo, especialmente en nuestras festividades.

¡Cristo ha resucitado! Él ha resucitado. ¡Aleluya!


Br. Paschal Strader, OP | Conoce a los hermanos estudiantes en formación AQUÍ