Apoya a los Hermanos Estudiantes Dominicos dando a Domingo del Rosario!

Llevando a Cristo a los demás a través del arte

"¿Y cómo me pasa esto, que la Madre de mi Señor venga a mí?" (Lucas 1:43).

El domingo pasado escuchamos estas magníficas palabras de santa Isabel, llenas del Espíritu Santo, proclamando que Jesús es el Señor y María su Madre. A pesar de ser avanzada en años, le da un respeto inmenso y profundo a la Virgen María. Meditar sobre el acontecimiento de la Visitación nos lleva a reconocer a María como verdaderamente la Theotokos, el portador de Dios. Ella se apresura con alegría a compartir la buena noticia de que Jesús, el Señor, la Palabra de Dios, la plenitud de la revelación, está ahora dentro de Ella.

Así como María lleva la Palabra de Dios a Isabel y la lleva a ella y a su hijo a exclamar con alegría en la presencia del Señor, las imágenes sagradas, como esta, llevan a sus espectadores a contemplar con deleite la Divinidad. María es, por tanto, la más bella de las criaturas. Ella es la obra maestra artística de Dios de la que Él extrajo Su propia Humanidad.

Ahora, hemos estado considerando el lugar del arte en la teología. El arte tiene la capacidad de transmitir un mensaje con tanta fuerza que a menudo se dice que "una imagen vale más que mil palabras". ¡Cuánto más, entonces, son las bellas artes sagradas para compartir las Buenas Nuevas de salvación! Estas obras de arte son signos poderosos que llevan nuestro corazón de regreso a Dios de la manera más apropiada para nuestra humanidad: ¡a través de nuestros sentidos corporales!

Ciertamente, el arte es limitado; imita la naturaleza. El icono de dios por excelencia es Nuestro Señor Jesucristo, Quien es la "Imagen del Dios Invisible". Su encarnación en la Virgen María no es solo el tema que el arte sacro intenta imitar o representar, ¡sino que también es la razón por la que incluso podemos crear imágenes sagradas de Dios en primer lugar!

Si María nunca estuvo de acuerdo con la voluntad de salvación de Dios a través de ella, ¿de dónde habría venido su humanidad? Si Jesús no fuera humano, ¿cómo lo veríamos? Si nunca lo viéramos, ¿cómo lo pintaríamos? ¿Cómo llevarían los artistas a otros al encuentro de la misteriosa persona de Jesucristo?

A medida que nos acercamos a nuestra celebración anual del nacimiento de Jesús, verdadero Dios y verdadero Hombre, demos gracias a Dios por el papel crucial que tuvo Nuestra Madre María al llevarnos a todos a Cristo. Trabajemos para imitar su celo en llevar con alegría a Cristo a los demás. Finalmente, alabemos y adoremos a Dios porque, en Jesús, se nos da la oportunidad de verlo en esta vida, para que podamos ser llevados a contemplarlo para siempre en la próxima.

Br. Francis Dominic Nguyen, OP | Conoce a los hermanos en formación AQUÍ