Apoya a los Hermanos Estudiantes Dominicos dando a Domingo del Rosario!

Cristo, el Sumo Sacerdote

¿Qué es un sacerdote? Es más que un hombre que se viste de manera extraña y realiza algún ritual religioso arcano. No, un sacerdote es un hombre apartado para mediar entre Dios y su pueblo. Un sacerdote es aquel que realiza sacrificios en nombre del pueblo, implorando la misericordia y el perdón de Dios.

En el Antiguo Testamento, el oficio de sacerdote estaba reservado a una tribu hereditaria: los levitas. Eran responsables de los sacrificios prescritos a Dios en nombre de los israelitas. Desafortunadamente, el sacrificio de toros, machos cabríos y palomas fue insuficiente para quitar el pecado. Por lo tanto, los sacerdotes de la antigüedad deben ofrecer continuamente sacrificios día tras día, año tras año. De esta manera, el orden levítico del sacerdocio tiene un carácter temporal e incompleto, que es paralelo a la naturaleza incompleta y transitoria del mismo Antiguo Pacto.

Pero sabemos que el Antiguo Pacto ha cedido, ha cedido, a un Nuevo y perfecto Pacto—uno ratificado en la Sangre del Cordero, Jesucristo. Así como el Antiguo Pacto se subsume y cumple en el Nuevo Pacto, también el orden del sacerdocio en el Nuevo – el orden de Melquisedec – subsume y cumple el sacerdocio Levítico. Si el sacerdocio levítico es temporal e incompleto, este nuevo orden es perfecto y eterno.

Y es a este nuevo orden de Melquisedec al que pertenece Jesucristo, el Hijo de Dios. Cumple las palabras inspiradas del salmista: “Tú eres sacerdote para siempre, según el orden de Melquisedec” (Sal 110, 4). San Pablo nos dice que “hay un solo Dios, y un solo mediador entre Dios y los hombres, Jesucristo hombre” (1 Tim 2, 5). Cristo es el sumo sacerdote que se interpone entre Dios y la humanidad. Él ofrece un sacrificio perpetuo muy agradable al Padre, un sacrificio que expía todo pecado: el sacrificio de sí mismo. Es a la vez Sacerdote y Víctima, como afirma Santo Tomás: “Cristo mismo… no sólo fue sacerdote, sino también víctima perfecta” (ST III, q. 22, a. 6, co.). Por el sacrificio de Cristo de Sí mismo al Padre, “él vino a ser fuente de eterna salvación para todos los que le obedecen” (Hebreos 5:9).

Santo Tomás, al comentar sobre Melquisedec, atribuye tanto el silencio de la Escritura sobre la filiación de Melquisedec como a Él como “sin principio de días ni fin de vida” (Heb. 7:3), como una prefiguración del sacerdocio eterno de Cristo (ST III, q. 22, a. 6, anuncio. 3). A la luz de esto, solo es necesario que haya un sacerdote: Cristo no está limitado por la mortalidad como los levitas de antaño. Él solo es suficiente. Además, debido a que la ofrenda de Cristo es perfecta, solo necesita ofrecerse a sí mismo una vez. El único sacrificio de la Caballería es infinitamente más valioso que la sangre de los animales sacrificados.

¿Qué pasa con los sacerdotes que llamamos “Padre”? Sí, también es sacerdote. Pero el p. El sacerdocio de José es una participación en el sumo sacerdocio de Jesucristo. Incluso el sacrificio que ofrece el Padre José, la Santa Misa, es una participación en ese único sacrificio de Cristo.

Pero esto no se limita solo a los ordenados. En Su providencia, Cristo comparte Su gran oficio con la Iglesia. Así como en el bautismo compartimos la filiación de Cristo, también compartimos su sacerdocio. Así es, ¡todos los cristianos bautizados necesariamente comparten el sacerdocio común de Cristo! Reconocemos, sin embargo, que la Ordenación conforma al hombre al sacerdocio de Cristo de un modo radical y particular. Pero nunca debemos olvidar nuestro sacerdocio bautismal común: todos compartimos la responsabilidad de interceder por las necesidades de la Iglesia, del mundo y del prójimo, de ofrecer nuestros pequeños sacrificios en unión con los de Cristo.


Hermano Pedro Pío Chu, OP | Conoce a los Hermanos en Formación AQUÍ