Avanzar frente a la adversidad

En diciembre de 1216, el Papa Honorio III aprobó el plan de Domingo de Guzmán para una orden de predicadores contemplativos.

La tradición sostiene que poco después, Domingo tuvo una visión mientras rezaba en la antigua Basílica de San Pedro. Se le aparecieron los santos Pedro y Pablo, entregándole una vara y un libro. "Ve y predica", le dijeron, "porque has sido escogido por Dios para esta obra". Domingo entonces vio a los frailes enseñando y predicando, viajando de dos en dos por todo el mundo.

Inspirado por su visión, el futuro santo anunció que pronto enviaría a los hermanos a comenzar su obra de predicación. Pero debido a que los frailes eran tan jóvenes y pequeños en número, con solo 16 miembros en ese momento, muchos creyeron que Domingo estaba cometiendo un error. Escuchó sus preocupaciones y protestas, pero finalmente insistió en que salieran al mundo. "La semilla se pudrirá si se almacena", dijo, "pero se multiplicará si se siembra".

Así, el 15 de agosto de 1217, fiesta de la Asunción de la Santísima Virgen María, Domingo despidió a la mayoría de los frailes de su comunidad establecida. Sólo tres permanecieron en Toulouse, mientras que siete hombres fueron enviados a París, cuatro a España y dos a Prulla y Languedoc.

A pesar de la adversidad que enfrentaron los dominicos de los cátaros y albigenses, de otras órdenes religiosas y de los obispos que eran extremadamente cautelosos con estos predicadores itinerantes, de 1217 a 1220 la Orden experimentó un crecimiento increíble. Constantemente se recibían nuevos miembros, muchos de ellos profesores de las universidades donde estudiaban los hermanos. Finalmente, se establecieron prioratos en toda Europa, en Inglaterra, Alemania, Polonia y más allá.

Se nos dice que después de su visión, a menudo se veía a Domingo en el camino viajando con al menos otro fraile, llevando un bastón, las Cartas de San Pablo y el Evangelio de San Mateo. Su celo y testimonio de la Verdad convirtió a muchas almas perdidas, reconciliándolas con la Iglesia y devolviéndolas al redil.