Apoya a los Hermanos Estudiantes Dominicos dando a Domingo del Rosario!

María, Madre de Dios y Madre de todos los creyentes

La historia de la salvación no es la historia del Único Dios Creador actuando solo en la historia humana. Más bien, implica un diálogo íntimo entre Dios y los seres humanos. En este diálogo, Dios se expresa libremente al mundo como amor inefable al pronunciar su Palabra divina en el mundo para habitar verdaderamente entre nosotros. Sin embargo, ¿cómo podría el Verbo hacerse carne si no fuera recibido y concebido libremente por un ser humano? En efecto, el mensaje gozoso de Dios fue llevado a la humanidad gracias a un hágase de una virgen que ofrecería su vida de virginidad a Dios. El diálogo entre el ángel Gabriel y la virgen María en el evangelio de Lucas nos dice que ella no fue obligada a aceptar la misión, ni respondió irreflexivamente al mensaje de Gabriel (Lucas 1:34), aunque al principio había sido muy preocupado por tal mensaje de alegría. Su perplejidad es comprensible porque aún no le habían dicho por qué era la favorita de Dios (Lucas 1:29). Sin embargo, su diálogo con el ángel culminó en un asentimiento mental y de voluntad a la llamada divina (Lc 1), con el resultado de que ella se convirtió en la Portadora de Dios y en la primera receptora y mediadora del don incondicional del Verbo Encarnado.

Cuando Jesús en la cruz encomendó su discípulo amado a María y María a su discípulo amado, también confió su Iglesia a su madre. La Madre de Cristo, la Cabeza, es así también la Madre de la Iglesia, el Cuerpo, porque Cabeza y Cuerpo son inseparables. Por lo tanto, ella no es una extraña para nosotros, miembros de la Iglesia, sino verdaderamente nuestra madre. La maternidad de la Santísima Virgen María no es simplemente física sino también sobrenatural. No es por su deseo ni por sus méritos, sino por su obediencia de fe que la promesa divina se cumpliría por el bien de todos los creyentes. Así, en la Santísima Virgen María vemos la unión de una realidad humana y una realidad escatológica. Dado que su maternidad divina reside tanto en la historia humana como en la historia de salvación en la que vivimos cada uno de nosotros, tenemos una relación real con ella. Puesto que reconocemos su relación personal con el Verbo encarnado y su sublime dignidad en la economía divina, no debemos dudar en acudir a la Santísima Virgen María por su constante ayuda y ejemplo de fe. En nuestra vida espiritual, la llamamos descaradamente y sin vacilar nuestra madre santísima, y ​​nos atrevemos a decir: “Santa María, Madre de Dios, ruega por nosotros pecadores, ahora y en la hora de nuestra muerte”.

Hermano Phong Nguyen, OP | Conoce a los Hermanos en Formación AQUÍ