Armadura sólida, flechas adiestradas: perseverar en el desierto del Cristo conquistador

La Cuaresma no es solo un tiempo de aflicción corporal y combate psicológico; es un tiempo de victoria continua para aquellos que se aferran a la cabeza victoriosa y al comandante: Cristo Jesús. Como explica San Efrén el sirio:

Sansón mató a muchos con la quijada de un asno, pero la serpiente mató a toda la raza humana a través de Eva. Nuestro Señor, por tanto, tomó estas [mismas] armas con las que el adversario había salido victorioso y el mundo condenado. Bajó al combate y, en la carne [que había recibido] de una mujer, conquistó el mundo. Vencido, el adversario fue condenado.[ XNMUX ]

Con la victoria a la mano, ¿cómo vamos a volvernos para contemplar esta ascendencia divina y humana? ¿Qué vamos a decir cuando no logramos ver o sentir el triunfo? Sí, somos frágiles, sí, somos débiles, y sí, necesitamos toda la ayuda que podamos conseguir para desencajarnos de las atracciones inferiores y así elevar nuestra mirada hacia los tesoros superiores. Cuanto mayor sea el tesoro, más necesario será que encontremos la manera de asegurar ese bien. Por esta razón, propongo que consideremos fijar nuestra mirada en un tesoro que con frecuencia se pasa por alto: los atributos victoriosos y conquistadores de nuestro Señor.

Efrén gira hacia este misterio con palabras llenas de significado al enfatizar cómo nuestro Señor no solo soportó la triple tentación del enemigo después de ser arrastrado al desierto; el desierto se convirtió en el lugar del que sacó la victoria de un lugar de pobreza y dolor:

“El cuerpo de nuestro Señor advierte a toda carne, que si uno entra en combate desarmado, será vencido. Porque [el Señor] se vistió primero con la armadura del ayuno, y luego entró en el conflicto. Se requiere una armadura sólida contra el que dispara flechas entrenadas ".[ XNMUX ]

El ayuno duele, las tentaciones duelen, pero si queremos conquistar a la serpiente con Cristo en esta etapa de la victoria en el desierto, cada detalle cuenta. Como dice Efrén, Juan el Bautista vestía piel de camello debido al hecho de que nuestro sagrado Cordero aún no había sido esquilado.[ XNMUX ] Aquellos más cercanos a Cristo significan su vida por las decisiones que toman, incluso hasta los detalles crudos de dónde pasan su tiempo y qué visten.

Nuestro Redentor vence en todo desierto; y entonces, llevemos la marca del Cordero, la armadura de Cristo, el escudo que traemos a este desierto de vida. Que cada elección actúe como un sello del ejército del Señor, llevando la marca de la pureza bajo el estandarte de la verdad. Puede que estemos en un desierto, pero las tornas han cambiado. La serpiente mordió el anzuelo y mató al Cordero. Ahora esperamos hasta que la cosecha abundante de los elegidos se vuelva dorada, madura para la cosecha definitiva. Que esta Cuaresma, más que cualquier otra en nuestro pasado, procesemos hacia el Sol que nunca se pone con cada detalle y con cada elección; nuestra mirada sobre el Cristo conquistador, la fuente de la victoria segura y el camino hacia la paz ilimitada.

[ XNMUX ] Ephrem y Carmel McCarthy, Comentario de San Efrén sobre el Diatessaron de Tatian: una traducción al inglés de Chester Beatty Syriac MS 709, Revista de estudios semíticos. Suplemento 2 (Oxford: publicado por Oxford University Press en nombre de la Universidad de Manchester, 1993), 40.

[ XNMUX ] Ibíd., 88–89.

[ XNMUX ] Ibid., 81.


Br. Matthew Wanner, OP | Conoce a los hermanos estudiantes en formación AQUÍ