La Eucaristía: Sacramento de la Unidad

Nuestra nación, nuestro mundo, está dividida. Puede que lo hayas notado. La Iglesia es fuente de unidad para todos los pueblos, pero cuando la división amenaza a la Iglesia misma, ¿qué haces? La amenaza de tal división es evidente, y aunque la Iglesia ha soportado cosas mucho peores, el cansancio, la ansiedad de la misma lo agobia a uno, tal vez lo desanime o desanima. Nuestras esperanzas para la Iglesia, para el mundo, para nuestros seres queridos y para nosotros mismos se hacen más pequeñas, hasta el punto en que estamos asustado a la esperanza, no sea que la desilusión vuelva a golpear. Los problemas parecen demasiado grandes para que podamos resolverlos por nuestra cuenta.

Pero no son demasiado buenos para El Señor resolver, y hace nuestra su fuerza, gracia que anima nuestras almas, especialmente en la Eucaristía. Aquí el Señor se da a sí mismo como principio de unidad de la Iglesia: su cuerpo ofrecido por nosotros profundiza nuestra incorporación a él; su sangre derramada por nosotros nos da vida. La Eucaristía también nos une a los demás. Como dice San Agustín, “Si, por tanto, sois el cuerpo y los miembros de Cristo, es tu misterio colocado sobre la mesa del Señor. Recibes tu misterio." Quizás no meditamos lo suficiente sobre este aspecto del sacramento, una lástima, porque recibir la Eucaristía con el deseo de unión con todo el Cuerpo de Cristo fomenta mucho esta unidad: “Sé lo que ves; recibe lo que eres ”, dice Agustín. Al recibir a Cristo, nos unimos a todos los que pertenecen a Cristo, y si nos negamos a hacer lo último, no podemos hacer lo primero. De nuevo, escribe Agustín: “Quien recibe el misterio pero no guarda el vínculo de la paz, no recibe el misterio para él mismo, pero un testimonio en contra él mismo." La Eucaristía no se puede privatizar ni recibir con provecho como signo exterior de una unidad que no está presente en el interior. Sin embargo, si nos acercamos al altar con la explícita deseo para esta unidad, para nosotros y los demás, no solo nos preparamos para una comunión más fecunda, sino que trabajo para lograr esta unidad. Los sacramentos efectúan lo que significan, y cuanto más preparados estemos para recibirlos, más fuertes son sus efectos.

Por supuesto, lo que hace posible esta unidad es la realidad de la Eucaristía como sustancia entera de Cristo—Un mero deseo sentimental de pertenencia (en mis propios términos), una muestra exterior de comunión, la recepción del pan y el vino simples no pueden lograr esta unidad. Pero la recepción de Cristo nuestra paz, cuyos miembros somos, puede y lo hace. Sin embargo, debemos darnos cuenta de que, precisamente al recibir a Cristo, nos recibimos unos a otros como miembros del mismo Cuerpo; no sustancialmente, es cierto, sino en la caridad. De hecho, hay divisiones que presagian conflictos en el mundo y en la Iglesia, pero nuestra comida y bebida es el Príncipe de Paz mismo. Si lo recibimos con el ardiente deseo de unidad y la intención de hacerlo realidad, ¿no nos capacitará para lograrlo?


Br. Columban Mary Hall, OP | Conoce a los hermanos en formación AQUÍ.