Apoya a nuestros Hermanos Estudiantes dando a Domingo del Rosario

El quinto misterio doloroso: la crucifixión

Después de meditar sobre la Agonía en el Huerto, la Flagelación de la Columna, la Coronación de Espinas y la Carga de la Cruz, con el Quinto y último Misterio Doloroso del Rosario llegamos al clímax de nuestra meditación sobre la Pasión de nuestro Señor: Su crucifixión en el monte Calvario. Considerando el estupendo poder que nuestro Señor manifestó durante Su ministerio público antes de Su Pasión, podríamos haber tenido la impresión de que la muerte era un asunto de poca importancia para Él. Quizás imaginamos que Su muerte no fue la misma catástrofe que sería para nosotros. Después de todo, sabemos que resucitará al tercer día. Si todo va a salir bien al final, ¿por qué hay que enojarse tanto? El Primer Misterio Doloroso, la Agonía en el Huerto, comienza a disipar esta impresión. Allí nuestro Señor ora: “Padre mío, si es posible, pase de mí esta copa; pero no sea como yo quiero, sino como tú ”(Mateo 26:39). Jesús está tan conmovido por la agonía que se le acerca que desea poder ser liberado de este abrumador mal.

Cuando ha llegado el momento de soportar este mal supremo, nuestro Señor alza su voz al Padre una vez más en un tono de lamentable lamentación: "Dios mío, Dios mío, ¿por qué me has desamparado?" (Mateo 27:46). Cualquier duda persistente que pudiéramos haber experimentado sobre la gravedad de esta situación ahora está definitivamente silenciada: sin lugar a dudas, la muerte de Jesús en la cruz fue indeciblemente amarga. De esto aprendemos que Dios mismo se dignó a compartir la carga de nuestro sufrimiento. No quería que estuviéramos solos; Él mismo quería sufrir con nosotros y por nosotros. Dios sabe que el mundo es un lugar doloroso. A veces, esta es una verdad que nos resulta difícil de reconocer. A veces preferimos enterrar la cabeza en la arena y optar por no considerar el grito de los pobres y la sangre de Abel que grita desde la tierra. Pero la pasión de Jesús en la cruz lo impide. Si en la dureza de nuestro corazón nos cuesta reconocer la miseria de la condición humana, contemplando la amarga muerte de nuestro Señor en la cruz, se prepara en nuestro corazón un camino para abrirnos al sufrimiento de los pobres. En Jesús tenemos el valor de ser compasivos, porque en Jesús sabemos que el sufrimiento no es el capítulo final de la historia. El capítulo final de Su historia es Su gloriosa resurrección de entre los muertos y ascensión al cielo, para estar en eterna bienaventuranza con Su Padre. Si recibimos fielmente Su dolorosa pasión en nuestro corazón, este será también el capítulo final de nuestra historia.


Br. Athanasius Thompson, OP | Conoce a los hermanos estudiantes en formación AQUÍ