El Rosario: Adéntrate en los misterios de la Encarnación

Como nos dice el Evangelio de Juan, “El Verbo se hizo carne y habitó entre nosotros” (Jn 1). Y qué maravilloso es que Dios haya elegido hacer su hogar en nosotros a través de nuestra Santísima Madre. Como el Papa San Pablo VI cita estas hermosas denominaciones de María: 'Morada del Rey,''Cámara nupcial de la palabra,' los 'Templo' o 'tabernáculo del Señor,' los 'Arca de la Alianza' o 'el arca de la santidad''La Virgen soltera desposada con el Espíritu''Templo del Espiritu Santo… '”- recordamos los ricos ecos bíblicos de estos títulos.

La Encarnación es la unión profunda entre la divinidad y la humanidad. Porque Dios se convirtió hombre, el hombre se reencuentra con Dios. Si Cristo no se hubiera hecho hombre desde el vientre de María, no podríamos ser partícipes de nuestra herencia divina a través de Su muerte y resurrección. Cuando rezamos el Rosario, entramos en el misterio de la Encarnación y permitimos que los misterios entren en nosotros. Desde el alegre saludo angelical hasta la crucifixión y la coronación de María como Reina del Cielo y de la Tierra, los misterios del Rosario predican la totalidad del mensaje del Evangelio, y de la promesa de Dios y el cumplimiento de esa promesa. Cada misterio del Rosario nos ofrece la oportunidad de crecer más profundamente en nuestra relación con Cristo y su Madre: júbilo por su nacimiento, dolor con María por la crucifixión de su Hijo y júbilo junto a ella en su resurrección. El Rosario nos ofrece la oportunidad de contemplar profundamente el misterio de la Encarnación, recordando las vidas de Jesucristo y Su Madre que continúan compartiendo nuestras emociones humanas de dolor, angustia, amor y alegría.

Con el Rosario llenamos nuestra alma del Espíritu Santo en quien podemos imitar a Jesús y María para amar y servir al prójimo. Desde la visita de María a su prima Isabel embarazada, hasta su asistencia en las Bodas de Caná y su testimonio del Jesús resucitado, también estamos llamados a vivir nuestra fe en el amor, la palabra y los hechos. Los misterios del Rosario deben experimentarse visceralmente. El Rosario nos ayuda a adentrarnos más profundamente en la Encarnación, el misterio de Dios hecho Hombre, de salvar la brecha entre lo espiritual y lo material. Dejemos que nuestro cuerpo y alma sean impregnados por lo Divino para que seamos santificados, rebosantes de amor para servir a Dios y al prójimo.

Recordamos que Santo Domingo fue llamado por nuestra Santísima Madre para predicar su salterio: predicar el Rosario y sus misterios. Esta llamada se hará eco a través de los tiempos. Contemplemos y prediquemos la noticia del Evangelio de que Dios se convirtió en uno de nosotros, para que seamos elevados y partícipes de su divinidad.

Santa María, Madre de Dios, ruega por nosotros los pecadores, ahora y en la hora de nuestra muerte.